Corría ya bien entrado el otoño del 2001, cuando el equipo misionero se hizo presente en Adra, que está para más señas, en Almería. La misión no fue fácil, pues los invernaderos pesan más que la propuesta del evangelio. Como digo, la misión no fue...

No tenía todavía dos años, vamos, lo que se dice todo un infante. A los misioneros se les ocurrió pasar por su pueblo, Purullena, en las estribaciones de Sierra Nevada, allá en la bella provincia de Granada. El pueblo, repleto de cuevas, en medio de...

  Katia es una de las acólitas que todas las noches acuden a ayudar a misa; acolitar, dicen ellas y todas se visten de blanco Y son las únicas puntuales, el resto de los fieles llega cuando San Pedro baja el dedo, es decir, que llegan...

Hace ahora tres meses fui a despedirme de los niños de uno de esos comedores infantiles que los misioneros redentoristas dirigen en Santa Anita, que está en Lima, y que ustedes sostienen con sus pequeñas, pero siempre generosas aportaciones. Era jueves, después del almuerzo y...

En los recorridos misioneros siempre hay anécdotas curiosas y a veces vienen a pares, como sucedió en un pueblo que no voy a nombrar para que quede en el anonimato, pero sí puedo decir que hay muchas “cuevas en el campo” y que tiene dentro...

Las nuevas generaciones son un prodigio en los idiomas. Hoy en día, en el mismo colegio o escuela, los niños estudian inglés y francés, además del hermoso idioma de Cervantes y Santa Teresa de Jesús. En la facultad, hasta puedes elegir italiano o alemán, para...

No sé cómo contar esta historia triste, sin que lo parezca. No sé cómo hacer para que sea humana cuando de humana no tiene nada. Y no sé cómo me meto en estos embrollos cuando yo no los busco; simplemente paso por allí y me...

  - Diosito no me abandona. No me desampara. El me da fuerzas cada día. Me limpia las lágrimas cuando lloro… Yo sólo dije, “cómo está usted”...

Esta es la historia de una familia, de una supervivencia, que, con la fuerza de la fe, vive con ilusión. Te presento a Federico, Lico para sus conocidos, y con él, a su familia. Una familia hondureña más, de la Parroquia de Ntra. Sra. De Guadalupe...

  Ya lo decía el locutor de una de las cadenas, cuando lo del terremoto de este verano: “¡Dios es culpable! ¿Con qué derecho nos manda terremotos a los peruanos? Qué se los mande a los gringos, que tienen más dinero. Por eso yo no creo...