Me la presentaron así: “es pobre, pero colabora mucho en la iglesia”. Y así la vi yo también: pobre y resignada a seguir siendo pobre. Sin ánimo, ni expresión. Resignada a vivir y morir pobre. No me cayó ni bien ni mal, simplemente me molestó,...

El testimonio que os voy a contar nada tiene de espectacular, ni de heroico, ni creo que aporte nada nuevo a las muchas experiencias vocacionales que ya estamos acostumbrados a escuchar. Estoy cansado de oír cosas del estilo: “yo era muy feliz antes, lo tenía...

“Todos los días acudo puntualmente al trabajo y todos los días hago una visita al Señor. En la capilla del hospital, yo soy enfermera, se respira un aire diferente y especial. La capilla es lugar de encuentro de enfermos, familiares y personal sanitario. Nos une,...

En aquellos tiempos los misioneros eran solemnes, subían al púlpito con sotana, revestidos de roquete con puntilla y con el Crucificado en el pecho. Con su potente voz llenaban las naves del templo abarrotadas de fieles. Las mujeres en vanguardia, los hombres en retaguardia y...

El relato que ahora escribo, lleva durmiendo doce meses dentro de mi carpeta, de color azul desteñido. Y ahora es cuando despierta al ritmo lastimero de la quena y la zampoña, que suenan de fondo. Cierro los ojos y recuerdo al Perpetuo Socorro atravesada por...

  Acabo de llegar de de una ciudad del Norte, que se llama Ponferrada. Allí conocí a Amelia, la mujer de la foto que tienes delante. La misión  le ayudó a revivir. Vivía, ella,  encerrada en su casa, arropada por sus libros, el humo de sus...

Me he prometido a mí mismo no escribir historias lastimeras, pero no puedo evitar ese apartado triste. Y es que las cosas de la vida, y sobre todo de la vida del pobre, suelen llevar una gran carga de dolor. Amor y desamor, alegría y...

La Perla del Río Imaza, está ubicada, así dicen aquí, en la Selva Alta del Amazonas peruano. Es un caserío, de reciente fundación. Catorce años hace que Cástulo se abrió paso, a fuerza de machete y sudor, a través de esta selva impenetrable y peligrosa....

1º. Ser lo que somos. Cuando no somos lo que somos, no somos nada: hay que unir identidad y misión. Ni yoísmos, ni legalismos, sino experimentar los valores genuinos: Rey y Reino. 2º. Recobrar una iglesia con identidad profunda, en configuración con Cristo: porque creemos en Alguien, no...

Habíamos quedado en el parquecito, frenta a la Iglesia que dicen “la San Vicente”. Llegué mucho antes que él. Y para disculparme por la tardanza, con voz amable, me dijo: “Padrecito, ¿andaba soleándose?”. Y yo, con cara de circunstancias, le dije que sí, que ya...